Eres un padre tóxico? 11 rasgos que lo revelan

15

Creemos que alguien tóxico puede ser un amigo, un jefe… pero ¿y los padres? Los padres pueden ser incluso mucho más tóxicos de lo que pensamos, por eso hoy te damos la oportunidad de descubrir algunos rasgos de los padres TÓXICOS que quizás identifiques ¡en tu familia! ¡Vamos allá!

Estos rasgos de los padres tóxicos que, a continuación, vamos a exponer, son rasgos generales. No es necesario que se cumplan todos estos 11 rasgos, pero sí hay que estar atentos a todos aquellos en los que sí identifiquemos a nuestros  padres, o incluso nos podemos sentir identificados como propios padres. ¿Te sumerges con nosotros en estos rasgos de los padres tóxicos que te sorprenderán?

1. Son demasiado críticos

Criticar es algo que todos hacemos y más con nuestros hijos. Pero, si criticamos absolutamente todo lo que hacen nuestros hijos ¡ellos se frustrarán! Se sentirán inútiles y pensarán que no son capaces de lograr nada.

2. No les permiten manifestar sus emociones negativas

Nos han enseñado a reprimir las lágrimas, a no llorar en público, a ponernos una máscara. Pero, en familia, todo esto debería poder manifestarse sin ningún pudo. Los padres tóxicos impiden esto, originando una represión de las emociones que puede pasar factura en un futuro cercano. Le están dando la bienvenida a la depresión.

3. Controlan a sus hijos

A base de recompensas con regalo y dinero, los padres tóxicos intentan de esta manera controlar a sus hijos. Lo que no saben es que serán ellos luego los controlados. Los hijos necesitan amor, el soborno no les hará ningún bien.

padres-toxicos-mundo

4. El terrible silencio

Si cuando estás enfadado con tu hijo le niegas la palabra y no le explicas qué ha hecho mal, esta es una actitud tóxica. Ningún padre debería hacer esto, ya que no le estás enseñando nada, todo lo contrario, le estás mostrando cómo es comportarse de forma totalmente inmadura.

5. La responsabilidad de la felicidad

Nuestra felicidad es nuestra y nadie debe hacerse responsable de ella. Los padres tóxicos saben muy bien cómo hacer que esa responsabilidad recaiga en sus hijos. Algo verdaderamente tóxico y dañino para su autoestima y  autoconfianza.

6. Intereses y necesidades por delante de tus hijos

Un gran error es no pensar en nuestros hijos y anteponer nuestros intereses y necesidades antes que ellos. Es por esto por lo que muchos niños presencian discusiones familiares o los “obligan” a posicionarse de parte del padre o la madre. Esto solo le provocará graves traumas en un futuro.

7. Bromas tóxicas

A veces, los padres tóxicos muestran críticas encubiertas tras “bromas”, que al final acaban haciendo mella en los hijos. Unas bromas que pueden tratar temas de peso o de apariencia física que pueden ser un ataque lento, pero poderoso, hacia su autoestima.

8. Respeto y miedo no son lo mismo

Los padres tóxicos creen que para que sus hijos les respeten deben infundirles miedo. Una sola llamada puede poner a un hijo en alerta y en un estado de ansiedad nada sano. El miedo nunca debería ser la base de una enseñanza.

9. Reclaman la atención de sus hijos

Debería de ser al revés, pero en cuestión de padres tóxicos es totalmente lo contrario. Son ellos los que reclaman la atención de sus hijos para todo, provocando que este no tenga tiempo para dedicarlo a sus cosas. Esto sucede porque estos padres no recibieron la suficiente atención de pequeños y, ahora, intentan suplir esta carencia con sus hijos.

10. Padres tóxicos = hijos tóxicos

La mayoría de los padres tóxicos se criaron en un ambiente tóxico, es por eso que justifican su comportamiento considerando que “se lo merecían”. Como consecuencia, sus hijos viven de nuevo el calvario en el que ellos un día estuvieron sumergidos.

11. La mano dura no da seguridad

Muchos padres tóxicos creen que ser firmes en la educación de sus hijos, les garantizará una fuerte autoestima y una gran seguridad y autoconfianza en ellos mismos. Nada más lejos de la realidad. Utilizar la mano dura provoca inseguridades y miedos.

Fuente: supercurioso.com

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.