Primera revista especializada para la comunidad de Padres de Familia

Descubre cómo la disciplina positiva hará que tus hijos mejoren su actitud

19

Una forma sencilla y amena de descubrir en qué consiste la disciplina positiva. En la educación de los niños y niñas se ha empleado tradicionalmente la disciplina punitiva, basada en el castigo, la cual provoca efectos negativos (resentimiento, venganza, rebelión y reducción de la autoestima). En contraposición, proponemos una alternativa que se basa en el respeto, la implicación del niño/a  fomentando su autocontrol y autoestima, haciendo de ellos personas responsables y respetuosas.

Si quieres que tu hijo o hija cambie su actitud, cambia la tuya como madre o padre. Escucha, entiende, acepta.

488589836_1280x720

Tradicionalmente en la educación de los niños y niñas se ha empleado la disciplina punitiva, basada en el castigo, la cual provoca efectos negativos (resentimiento, venganza, rebelión y reducción de la autoestima). En contraposición a ésta se ofrece ladisciplina positiva, basada en el respeto que propone implicar al niño/a fomentando su autocontrol y autoestima, haciendo de ellos personas responsables y respetuosas.

Para educar a los niños y niñas se hace necesaria la disciplina. Los pequeños necesitan saber lo que pueden y no pueden hacer. Aprender que son responsables de sus actos y que toda acción tiene por lo tanto una consecuencia. La disciplina les ayuda a aprender las formas adecuadas de comportarse y actuar. En los primeros años, la existencia de disciplina y normas les aportará seguridad, ya que tendrán una guía para saber cómo actuar.

smiley-face-on-beach

Pero no debemos entender la disciplina como una imposición de normas, reglas y formas de actuar. La disciplina ha de ser un medio para el desarrollo sano y feliz de los pequeños, un camino para enseñarles a ser autónomos y responsables, que no perjudique su autoestima y no provoque reacciones negativas. La disciplina positiva se basa en el respeto y tiene como objetivo favorecer la maduración de los niños y niñas, para que sean adultos responsables, autónomos y felices.

Bases de la Disciplina Positiva

  • Respeto.
  • Colaboración.
  • Responsabilidad y Autonomía.
  • Cariño y comprensión.
  • Comprensión por parte del pequeño de las normas.
  • Implicación de los niños y niñas.
  • Libertad de actuación.
  • Desarrollo sano y feliz.

Beneficios de Educar con una Disciplina Positiva

 El objetivo de la disciplina positiva es que los niños y niñas entiendan y compartan el sentido de las normas. Que sean responsables para entender que sus actos tienen consecuencias y que actúen con libertad en función de estos conocimientos.

Si usamos otro tipo de disciplina punitiva, el pequeño actuará de la forma adecuadaguiado por el miedo en lugar de llegar a la comprensión  del porqué debe actuar así. Si no llegamos a que el niño o niña comprenda, cuando se elimine el factor que teme, actuará según le plazca, porque no entenderá que es el responsable de sus actos, no entenderá las normas y no sabrá analizar y valorar las consecuencias.

disciplina-positiva-paternidad-hijos

10 Pautas para Educar con Disciplina Positiva

  1. Entiende al niño. Ponte en su lugar, identifica las creencias y sentimientos que están detrás del comportamiento, entiende las razones por las cuales los niños/as hacen lo que hacen, y trabaja para cambiar esas creencias en lugar de tratar de cambiar simplemente el comportamiento.
  2. Ayúdale a pensar, razonar y decidir su comportamiento de forma racional, no solo emocional.
  3. Actúa como ejemplo para el niño/a. Los pequeños aprenden mucho más de lo que ven que de lo que escuchan.
  4. Establece los objetivos de conducta que queremos conseguir, involucrando al niño/a, y elabora un plan consensuado para conseguirlo.
  5. Se firme en tus decisiones, límites y normas pero con amabilidad y con cariño.
  6. Dialoga con el niño/a, permitiéndole explorar las consecuencias de sus decisiones, utilizando de esta forma el error como fuente de aprendizaje (mediante preguntas y reflexión, en lugar de castigos para que paguen por su error).
  7. Enfoca en las soluciones, y no solo en el problema, haciendo al niño/a participe en las mismas.
  8. Desarrolla su autonomía, que sea una persona capaz de decidir.
  9. Critica la acción y no a la persona. Debemos prestar atención a la autoestima de los pequeños.
  10. Riñe o castiga si es necesario, pero siempre desde el respeto y sin transmitir miedos.

Fuente:  http://muhimu.es/

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.