Primera revista especializada para la comunidad de Padres de Familia

“DAMOS TODO A NUESTROS HIJOS…Y LOS DEJAMOS SIN NADA”

34

(Basado en la Cinta Mexicana “ Nosotros Los Nobles”)

Muchos expertos analizan la formación que dan los padres hoy en día: “Vivimos en una realidad social de niños y jóvenes sobreprotegidos y sin exigencias.”

Recién graduado de la universidad, Sebastián ya tiene carro nuevo, no se preocupa por gastos de renta ni de alimentación; posee ropa de  marca y el celular de última tecnología. Lo tiene todo sin preocupación ni exigencias laborales.

Sebastián tiene al mejor “jefe” del mundo: Un papá sobreprotector.

revista-mundo-padres-clinica-para-la-familia
Publicidad

Cada vez son más los jóvenes que viven en casa a expensas de sus padres, huyéndole al compromiso y las obligaciones que implican vivir fuera del nicho familiar. Esta problemática, si bien suena “tranquila”, sólo dará una generación de adultos inútiles, inseguros y dependientes.

Pareciera que viviéramos en la “generación de merecerlo todo”, donde los niños y jóvenes se muestran súper débiles, se traumatizan fácilmente, se deprimen y frustran con facilidad, no saben luchar y hasta se suicidan cuando sienten que las cosas no resultan como esperan.

Les hemos quitado a nuestros hijos la gran capacidad de postergar la gratificación; sentimos como padres, un deseo inminente de no verlos sufrir, de satisfacer todos sus deseos y complacerlos a como dé lugar, sin darnos cuenta que el daño que hacemos como padres, es posiblemente irreversible. Les enseñamos a los hijos a recibir y asumimos que nuestra función como padres, es dar.

Les estamos enseñando a ser mal agradecidos, a no reconocer el esfuerzo y el valor de las cosas que se consiguen con esmero y dedicación; estamos formando una generación de jóvenes sin expectativas, sin motivación de esforzarse porque todo les es dado. Estamos formando jóvenes tiranos que no sienten la necesidad de esforzarse por lograr sus metas.

Nuestra tarea como padres va más allá de permitirles vivir en casa por el resto de sus vidas; nuestra tarea como padres se debe enmarcar en una labor de formación proactiva, generadora de motivación y esfuerzo promoviendo en ellos la necesidad de “salir a vuelo” por sí mismos.

No podemos como padres sobreprotectores, promover en nuestros hijos la pérdida de valores, porque el valor del respeto por uno mismo comienza en casa, orientado a la gran satisfacción que corresponde lograr lo que se quiere con esfuerzo y perseverancia.

Nuestros jóvenes se están formando con la percepción de que no hay consecuencias para las malas acciones, lo que refuerza su actitud egoísta de quererlo conseguir todo sin la más mínima dedicación.

Les estamos enseñando a nuestros hijos que el fin es la felicidad y no el resultado de acciones gratificantes.

PARA TENER EN CUENTA:

  • Educa a tus hijos desde pequeños.
  • Establece reglas; los hijos tienen derechos, pero también obligaciones
  • Buscar que los jóvenes se esfuercen por lo que quieren, esto los hará adultos responsables.
  • Analiza tus motivaciones, si vas a comprar algo que tu hijo te pide, pregúntate ¿realmente lo necesita?
  • Se consciente que nuestros hijos no se van a traumatizar si no tienen lo que desean.
  • Y finalmente, no olvides que las dádivas especiales que les entreguemos, deben ser gratificaciones bien ganadas. Enséñales el valor de las cosas.

NATALIA MORATO OROZCO

Psicóloga

Especialista en Psicología Clínica

Clínica Para la Familia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.