DEJAR DE FUMAR: ¿QUÉ TAN DIFÍCIL PUEDE SER?

10

“QUIERO DEJAR DE FUMAR”, ésta frase tan anhelada para la mayoría de los fumadores, es también una decisión que acarrea miedo y mucha responsabilidad. Los motivos son tantos, que la mayoría decide dejar de fumar para su propio bienestar, porque se van dando cuenta de las anormalidades que surgen en su cuerpo debido al tabaco, por presión social o familiar. Otras, con el solo hecho de terminar con la dependencia y la necesidad de placer que este produce.

Dejar-Tabaco

Hoy en día, nos encontramos en condiciones de entender la naturaleza del mal  del tabaquismo en la sociedad, es por ésta razón que aumentan las leyes, las campañas, charlas y todo lo que se utiliza para luchar contra este dañino hábito, pero en ocasiones se tornan difíciles de realizar o llegar a su objetivo final.

Actualmente, en todo el mundo, muchos fumadores están dejando de fumar. Debido a esto, las compañías de productos, y las casas farmacéuticas emiten campañas con diversas ayudas, ya sean de venta libre o según receta médica, para lograr éste anhelado fin. Y vienen múltiples cuestionamientos por parte de las personas en cuánto que método utilizar y cuál es el más efectivo. Es por éste motivo, que algunas logran el cese total, o en su defecto nunca lo llegan a lograr, por varias consecuencias. La principal y la más temida de todas, la dependencia a la nicotina, la causante de la adicción, el síndrome de abstinencia, el cual lleva a desistir del tratamiento. Otros, por falta de una asesoría adecuada, temor en dejar su única compañía, resguardo en momentos de estrés o problemas personales o por simple placer.

Los métodos utilizados varían de un fumador a otro; mencionando algunos, solo con fuerza de voluntad o por la religión, ayuda por especialistas con medicamentos que inhiben el trastorno ansioso, psicoterapia, fumadores anónimos, Acupuntura, Terapia de láser, Hipnosis, terapias combinadas, la Rehabilitación Respiratoria del Fumador y la terapia de reemplazo de la nicotina, entre las cuales se encuentran desde chicles o goma de mascar, parches, inhaladores nasales, cremas, y los últimos avances, las píldoras. Pero nos seguimos preguntando, cuál elegir?

Según los expertos, lo más recomendable es la terapia de reemplazo de la nicotina, ya que actúa sobre el síndrome de abstinencia (dolores de cabeza, ansiedad, cambio de humor, deseos de comer, entre otros). Ésta terapia, se encuentra de venta libre en Panamá. Incluye,  los chicles o goma de mascar y los parches. Ambos liberan nicotina de distintas formas. La diferencia radica principalmente en que la goma de mascar, sustituye al cigarrillo y brinda satisfacción de tener algo en la boca; mientras que el parche es transdérmico, no se siente y libera continuamente nicotina en bajas concentraciones.

La terapia de reemplazo de la nicotina tiene tres funciones: desde La Cesación total en el consumo de cigarrillos; Cesación parcial en los viajes largos y espacios prohibidos y  la Disminución en el consumo de cigarrillos. El tratamiento puede tener una duración desde 3 meses hasta 9 meses, según el grado de dependencia en que se encuentre la persona el cual debe ser medido por test especiales.

Dando una mejor explicación, en el caso de los chicles es diferente, ya que puede tomar un poco más de tiempo el dejar de fumar o incluso abortar la terapia, ya que no ven resultados inmediatos por la falta de educación o explicación en la forma de uso, pues debe consumirse uno cada vez que se presente el deseo de fumar, a su vez, que tiene su propia técnica de consumo.

Los parches se colocan en un área del cuerpo libre de vellosidades y se deja actuar. La duración es de 16 horas aproximadamente, y se encuentran presentaciones de 15mg, 10mg y 5mg, por éste motivo debe existir una asesoría previa y constante durante el proceso.

dejar-de-fumar

Pero ¡Ojo! estas ayudas no son mágicas. Depende de la fuerza de voluntad, y la seguridad de querer dejar de fumar. De lo contrario nada dará resultado. Es importante seguir siempre las indicaciones y realizar el tratamiento completo. A la vez que contar con el apoyo familiar y el de su entorno social.

Para esto, se están creando a nivel nacional e internacional, las clínicas de cesación, o programas integrales multidisciplinarios para dejar de fumar, por medio de terapias grupales o individuales, siempre guíadas por personal del área de la salud especialistas en adicciones o con formación en ésta. Donde se aborda, desde la adicción, prevención hacia futuras enfermedades crónicas pulmonares, rehabilitación de su capacidad ventilatoria  y devolver la calidad de vida. Estos programas son importantes para una recuperación total o parcial de las personas fumadoras. Recuerde que lo más importante es consultar con un especialista para que estudie su  grado de adicción al cigarrillo, y le recete un tratamiento de acuerdo con sus necesidades. ¡No lo piense más y dele un respiro de vida a sus pulmones!

“No existe ninguna fórmula mágica para dejar de fumar. El abandono del tabaco implica un esfuerzo personal y que requiere tiempo y una firme decisión”

Doctora Diana Agudelo

 

 

 

Lic. Diana Lucía Agudelo U.

Terapeuta Respiratorio

Tel: 311 – 7565573

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.