Durmiendo juntitos ¿Colecho sí o no ?

13
Pilar Martínez Álvarez
Asesora de lactancia

El colecho es el acto de compartir la cama con los bebés o los niños. En realidad no existe en español esta palabra y está copiada del término inglés co-sleeping. Junto con el tema de la comida y el sueño infantil, el colecho es el que más preocupaciones generan a los padres.

La opinión sobre el colecho suele ser bastante extrema o se defiende a ultranza o se estigmatiza a quien lo practica. Yo creo que cada uno en su casa duerme como quiere o puede. Habrá quien duerma perfectamente con los niños y habrá quien no pegará ojo en toda la noche, por lo que dormirá mejor si el niño duerme en su cama. Para mí, el colecho es una opción que se puede escoger o no.

Yo no quiero optar por una postura radical en defensa del colecho. Como ya he dicho, cada uno debe encontrar la mejor forma de dormir en su casa. Pero sí quiero dar “otro punto de vista” diferente a lo que se suele escuchar, para que cada uno tome su propia decisión basada en su propia circunstancia, no en lo que se dice por la calle.

Desde hace unos años (sobre todo en los países occidentales) se empezó a poner de moda el hecho de colocar al bebé a dormir solo en su propia habitación “para fomentar su independencia”. Sin embargo, gracias a varios estudios científicos y a muchos expertos en sueño infantil, cada vez más organismos oficiales se han dado cuenta de que el colecho es beneficioso en muchos aspectos:

Beneficios del colecho

Es una práctica ancestral muy extendida en los humanos, con cifras entre el 5% y el 100%, dándose las cifras más bajas en Occidente desde los últimos 200 años, porque argumentan, sin pruebas, que una separación precoz de la madre favorecería una mayor autonomía del niño.

  • En zonas en las que el colecho está muy extendido (Japón, Hong- Kong, inmigrantes de Bangladesh en Reino Unido), la muerte súbita del lactante tiene muy escasa incidencia.
  • Aumenta la independencia y mejora el desarrollo psicológico de los niños o no da ninguno de los pretendidos problemas conductuales o de personalidad.
  • Mejora la estabilidad respiratoria, la oxigenación, la termorregulación o el aumento de temperatura, provoca despertares sincronizados con la madre, disminuye las fases profundas del sueño, y otros efectos fisiológicos sin que se sepa de algunos cuál es su importancia.
  • Aumenta la prevalencia y duración de la lactancia materna y la producción de leche, y aumenta las horas de sueño de las madres que amamantan siendo todo ello discutible, pues hay trabajos a favor y otros en contra, argumentando los primeros que como la lactancia materna protege de la muerte súbita, el colecho, indirectamente prevendría la muerte súbita.

Beneficios del colecho en la lactancia materna

  • El bebé no llega ni a despertarse del todo, cuanto tiene hambre, mama tumbado tal cual está.
  • La mamá tampoco se despierta casi para dar el pecho, lo puede hacer medio dormida. De hecho, es muy habitual que las mamás que duermen con sus bebés no saben decir con exactitud cuántas veces se ha despertado para tomar teta, porque ellas mismas estaban dormidas.
  • La leche materna cambia su composición durante el día y casualmente a las 4 de la mañana alcanza su pico en niveles de triptófano y melatonina. El triptófano es una sustancia que ayuda a conciliar el sueño y la melatonina induce tanto el sueño que incluso hay medicamentos elaborados con este principio activo para administrar a los niños que “no duermen bien”. Este sistema en el que se van variando las cantidades de estos compuestos en la leche materna, es lo que ayuda al bebé a ir madurando sus ritmos circadianos y así progresivamente llegar a los que tendrá de adulto.
  • La prolactina que lleva la leche materna también ayuda a dormir, tanto a la madre como al bebé.
  • Por otra parte, la proximidad del bebé hace que la mamá produzca más leche y favorece a que el bebé mame más veces tanto de día como de noche, evitando así hipoglucemias. La prolactina, que se encarga también de la producción de leche, tiene su pico entre las 2.00 am y las 6.00 am, por lo que las tomas que se produzcan entre estas horas, ayudan a producir la leche necesaria para el día siguiente.

Como conclusión, diré que el colecho me parece una muy buena forma de dar cariño y contacto extra a nuestros hijos; y además, a mí me ayuda a dar de mamar a mi bebé sin apenas despertarme, o sea que, en mi casa nos encanta compartir cama. Una vez más, la ciencia da la razón a la lógica. Si duermes con tu bebé, duermes más y mejor y además el bebé también.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.