Educando a mis hijos, con mis padres.

16

Uno de los problemas más comunes entre los abuelos y los padres de los nietos, son las normas o aplicación de límites en la crianza y llegar a un acuerdo trae discusiones; por un lado los abuelos con su experiencia y por el otro los padres que no aceptan sus consejos, tomándolos como intromisiones que dañan su labor como padres.

IMAGEN-16654855-2

En muchas ocasiones se desvaloriza su preciosa compañía, ellos son seres llenos de amor, desbordados en ternura para con sus nietos, tornándose incomoda su presencia y opiniones en algunas familias.

Si se comienza a mirar su función más como apoyo, guía y sabiduría; mejoraría notablemente el rol que ellos desempeñan en el hogar, sea que vivan bajo el mismo techo o estén de visita. Los abuelos, más que niñeros son amor en acción, aunque su función no debería ser educar sus nietos, pues ellos ya terminaron esa etapa de sus vidas, muchas veces cumplen con esta misión encomendada por sus hijos, sea por que laboran, son madres o padres solteros, o porque simplemente así lo quieren.

Sin embargo, es fundamental el acompañamiento de los abuelos, sin llegar a quitarles el protagonismo y autoridad a los padres en la crianza de sus hijos; es decir, hay que tener claro la función de cada miembro del hogar, para así, no distorsionar el ambiente familiar y darles lo mejor.

Los abuelos pueden ser acompañantes o abuelos que se imponen, es decir, los abuelos acompañantes son aquellos que dan sus opiniones y sugerencias sin imponerlas, ya sea que se tengan en cuenta o no, esto lo toleran como un acto de entendimiento hacia los padres del niño; y los abuelos que se imponen, son aquellos que no solo dan su opinión sino que la hacen cumplir por encima de las decisiones tomadas por los padres de los nietos, generando tensión familiar, desfavoreciendo a los padres y confundiendo a los nietos y posiblemente y sin pensarlo crean en ellos actitudes desafiantes, pataletas, trasgresiones de las reglas, dentro y fuera del hogar entre otras.

foto_0000000620160714182000

En ese momento en que los abuelos forman parte del rol de crianza de los nietos es necesario tener presente varios puntos clave para fomentar la armonía en el hogar.

  1. Valorar los abuelos: Como imagen de afecto seguro y ver en ellos sus aportes como sabiduría de vida, en ellos hay grandes dosis de amor y ternura.
  2. Diferenciar roles familiares: Es pertinente que cada miembro del hogar cumple una función y como tal hacerla cumplir.
  3. Ser abuelos acompañantes más que abuelos que se imponen: Esto ayuda al mantenimiento de la autoridad en los padres y disminuye conflictos al interior del hogar.
  4. Comunicación asertiva y límites: En especial cuando se vive con los abuelos, es indispensable tener claro los negociables y no negociables dentro de las reglas del hogar, esto genera confianza, límites claros, ambientes seguros y por ende mejora la comunicación entre los padres de los nietos y los abuelos.
  5. Rutinas claras en los niños: Al igual que el punto anterior, da claridad en cuanto qué es lo que tiene que hacer, en qué momento y consecuencias al cumplimiento o incumplimiento de las rutinas establecidas.
  6. Sana convivencia: No discutir y tratar de “hacerlos entender” cuando el contacto con los abuelos es ocasional, de nada sirve entrar en conflicto con los abuelos cuando su contacto con los nietos es esporádico, ya que no interferiría en el desarrollo y habilidades futuras.
  7. Los abuelos son más amor que responsabilidad: “Hazte cargo de lo tuyo”, este último es un llamado a aquellos padres que dejan su responsabilidad y su rol en manos de los abuelos, y se dedican a su propio bienestar olvidando el bienestar de ellos.

Amigo lector, frente a este panorama que el mundo de hoy nos presenta, donde el rol del abuelo en casa, involucrado en la crianza y cuidado de los nietos, se torna cada vez más común, no debemos olvidar que con una buena comunicación y decisiones asertivas, se logra educar hijos en medio de los abuelos rodeados de amor y cuidados, pero también de límites y rutinas. ¡Hasta la próxima!

Sol Vélez Giraldo

Licenciada en Educación Especialista en Familia  

Profesional Clínica para la Familia

sol.velez@clinicaparalafamilia.com

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.