Entrevista Exclusiva con Claudia Palacios

25

La Revista Mundo Padres  entrevistó en exclusiva a  una de las periodistas más reconocidas del país y autora de un maravilloso libro llamado “PERDONAR LO IMPERDONABLE”  Claudia Palacios además será nuestra invitada de honor el día jueves 31 de marzo en el Teatro Santiago Londoño  al conversatorio  Crónicas de una paz posible.

Gracias a Claudia por aceptar nuestra invitación  para compartir con toda la comunidad de padres de familia y educadores la maravillosa experiencia de su libro Perdonar lo Imperdonable. Crónicas de una paz posible.

 

claudoia palacios

Sobre el Libro, Claudia amablemente respondió algunas preguntas:

  1. El prólogo de su libro trae una interesante reflexión en la que menciona que para hacer la paz no basta con ser un buen colombiano, que también es necesario darse a la paz.
Qué significa para usted darse a la paz?

R/ Significa usar el talento, el conocimiento, el tiempo, y los recursos en pro de construir entornos de paz. Para esto no hay que volverse monje ni regalar todos los ahorros, hay que pensar cuáles de las acciones y omisiones de la vida cotidiana, desde nuestro oficio, desde nuestro rol en la familia y en la sociedad, contribuyen a construir entornos de paz y cuáles generan conflicto. Y una vez hecha esa reflexión responderse la pregunta ¿cómo puedo ser aún mejor colombiano?

  1. Entre las personas que por fortuna no hemos sido tocados por esta guerra hay una atmósfera de incredulidad y sobre todo de mucho miedo frente a lo que se avecina.
Después de escudriñar en su libro la parte humana de Ex víctimas y Ex victimarios confía que finalmente se logrará la paz en nuestro país?

R/ No soy ni completamente optimista ni completamente pesimista. Me preocupa que la gente crea que la paz es la firma de un papel por parte de unos poderosos y unos “malosos”, ya hemos tenido unas 6 firmas de esas en los últimos 30 años y nada que llega la paz que anhelamos. Pero me anima que conozco mucha gente consciente de que la paz es una actitud individual, y que la suma de esas “paces” individuales es lo que nos garantizará esa paz que los académicos llaman “estable y duradera”.

  1. Por qué este libro está teniendo un impacto directo sobre cada uno de nosotros, como padres de familia, como empleadores, como empleados, como ciudadanos?

R/ Qué bueno que lo vea así, ese fue mi objetivo, decirle a la gente que no importa qué postura tenga sobre el actual proceso de paz, ni apoyarlo es suficiente aporte a la paz, ni criticarlo le exime de ser un constructor de paz.

  1. Usted hace mucho énfasis en que gran parte de toda esta penosa historia de guerra comienza por la violencia intrafamiliar. Este tipo de violencia tiene muchos matices y no distingue clases sociales. Luego de vivir todas estas experiencias, qué se le puede decir a un padre de familia?

R/ Que tenga solamente los hijos que está en capacidad de educar, tanto en lo afectivo, como en lo económico. Y que ejerzan el rol de padre y madre con el objetivo de que sus hijos sean buenos ciudadanos, para esto hay que  trabajar en abstenernos de heredarles nuestros prejuicios, algo que hacemos  casi siempre de manera inconsciente.

  1. En el libro se aprecia un proceso de transformación de muchos victimarios. Pero en su criterio, cómo debe ser el proceso de transformación de quienes no hemos estado directamente afectados por el conflicto, pero que sin embargo tenemos tanta prevención frente al tema?

R/ El padre Leonel Narváez, creador de las ES.PE.RE -Escuelas de Perdón y Reconciliación- dice que quienes no hemos sido víctimas ni victimarios debemos empezar por no dejarnos infectar de la rabia, pues éste es un problema de salud pública. Lo suscribo. Y como segundo paso creo que debemos reconocer que vivimos en burbujas, en pequeñas Colombias delimitadas por nuestros privilegios o nuestras carencias, y que debemos hacer el ejercicio de “untarnos” de las Colombias en las que otros viven, para derrumbar los prejuicios sobre esos colombianos y reconocer que tenemos mucho que aportarnos mutuamente.

  1. Las mujeres son protagonistas del libro, especialmente como generadoras de acciones de reconciliación. Cómo cree que deba ser el papel de las madres en la transmisión de los valores de paz y reconciliación a sus hijos?

R/ Es fundamental el rol de una madre. Muchas violencias están basadas en el machismo, que es algo que se aprende en casa, ya sea porque la madre lo practica o porque lo acepta sumisamente. De otra parte, el corazón de una madre suele ser fuente de compasión, de bondad, de ternura, de sabiduría, de paciencia, esos son valores que facilitan la solución pacífica de los conflictos, y por tanto el corazón de cada madre es un tesoro, un activo para la paz.

  1. Cuál sería su mejor definición de perdón?

R/ La que me dieron las víctimas que dicen haber perdonado: Un regalo que la víctima se hace a ella misma, no a su victimario. Por eso se explica que muchas víctimas que han sanado sus heridas y han sacado incluso vivencias positivas de las tragedias que padecieron, reclamen que no haya impunidad. El punto es que su felicidad y la reconstrucción de sus vidas, no depende de que sus victimarios sufran.

Entrevista: Juan Carlos Caña Villada

Revista Mundo Padres.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.