SEÑALES PARA DETECTAR EL BULLYING PARA PADRES Y PROFESORES

36

El acoso entre iguales es difícil de detectar. Los agresores lo ejercen a espaldas de los adultos y las víctimas no lo suelen contar por miedo, vergüenza, culpa o por evitar preocupar a sus padres.

Bullying

Los espectadores, en muchas ocasiones, temen las represalias y no quieren ser “un chivato”. Los alumnos, generalmente, no se lo cuentan a sus profesores a menos que tengan una muy buena relación y los profesores interpretan las agresiones como hechos aislados. Poco a poco se establece la “ley del silencio”, y muchos casos tardan tiempo en salir a la luz o no lo hacen nunca.

Por tanto, conocer los perfiles de las víctimas y las señales que se suelen dar es muy importante para poder detectar todos los casos de bullying en las aulas.

Perfiles habituales en las víctimas de bullying

Aunque cada víctima de bullying es única, hay algunos perfiles que se repiten con mayor frecuencia:

  • La víctima pasiva. Son aquellos niños, generalmente introvertidos, bastante miedosos, que no responden nunca a las agresiones.Es fácil verlos solos y aislados entre clase y clase o en los recreos.
  • La víctima activa-provocadora. Son aquellos niños que provocan irritación en los compañeros y, muchas veces, en el profesorado. Es habitual que sean tachados de hiperactivos o pueden adoptar el papel de “bufón” de la clase.
  • La víctima segura de sí misma. Es algún alumno que se convierte en la diana de los agresores de una manera bastante absurda, como por ejemplo,  sacar mejores notas o ser el protagonista de un comentario aleatorio, y sin mala intención, de un profesor o  compañero  que acaba siendo motivo de broma. Por lo general, cuenta con amigos en la clase y tiene un buen ajuste psicológico.
  • La víctima-agresor. Son aquellos alumnos que reciben el acoso de algunos compañeros y lo ejercen sobre otros. Suelen ser rechazados por casi toda la clase y acostumbran a tener un peor pronóstico y ajuste psicológico. Estos casos son difíciles de identificar por el profesorado ya que no encaja en el prototipo de víctima indefensa y pasiva.

miedo

Es importante tener en cuenta que el comportamiento de las víctimas de bullying puede ser derivado de la situación de acoso  y vulnerabilidad que están viviendo que, en muchos casos, les lleva a actuar de una manera irritante, impulsiva o artificial, que acaba produciendo el rechazo de la mayoría de sus compañeros.

Señales ante las que debemos estar atentos

Algunas de las señales ante las que debemos estar más atentos como padres, profesores o personal del centro son:

  • Conductas que tienen que ver con ansiedad/estrés:
    – Falta más a clase.
    – Coge rutas ilógicas para ir o volver del colegio.
    – Evita hablar del colegio.
    – Se muerde las uñas o se arranca los padrastros.
  • Depresivas:
    – Llora o se muestra triste con frecuencia.
    – Tiene un humor inestable. Por ejemplo, está más agresivo o irritable en casa.
    – Se le ve  más inseguro o con baja autoestima.
    – Es muy crítico consigo mismo.
    – Se autolesiona.
    – Menciona el deseo de morir.
  • Alteraciones en el patrón de sueño/alimentación o somatizaciones:
    – Le cuesta más dormirse, se despierta más veces por la noche o antes de la hora.
    – Tiene pesadillas de forma recurrente.
    – Cambios en la alimentación (por ej. menos o más apetito de lo habitual).
    – Tiene dolores de tripa o de cabeza o se encuentra mal con frecuencia. Especialmente en el día antes o la mañana antes de ir al colegio. Es habitual que ocurra después de periodos vacacionales (puentes, navidades, etc.).
    – Sufre más infecciones o alergias últimamente.
    – Finge enfermedades.
  • Dificultad en las relaciones sociales:
    – Se le ve aislado en los recreos o entre clase y clase.
    – Juega con niños o amigos de menor edad.
    – No habla ni tiene ningún amigo en el centro.
    – Es el último en ser elegido en juegos, grupos, ejercicios de educación física, etc.
    – Se mete en peleas y suele salir perjudicado.
    – Adopta el rol del “bufón” en clase.
    – No quiere celebrar fiestas con compañeros.
    – No es invitado a cumpleaños/celebraciones.
  • Rendimiento académico y cognitivo:
    – Pérdida gradual del rendimiento académico.
    – Pérdida de interés en ir al colegio.
    – Mayor dificultad de atención, concentración o de toma de decisiones.
  • Otros
    – Pide, coge o roba dinero.
    – Pierde cosas.
    – Aparece con señales físicas de agresión.
    – Aparecen motes, caricaturas o grafitis con su nombre (se pueden ver en las puertas de los baños o en la pizarra tras un recreo).
    – Recibe llamadas extrañas.
    – Se le ve disgustado o irritable después de usar el ordenador o  el móvil.
    – Viste diferente por algún complejo.
    – Pierde interés en participar en actividades que antes le gustaban.

Es importante conocer las señales más recurrentes en las víctimas de bullying para que no se nos pase por alto ningún caso. Sin embargo, que se dé alguna señal no quiere decir que, sin ninguna duda, exista acoso y hay que contemplar la posibilidad de que estos indicios sean debidos a otros problemas que puedan estar afectando al/la alumno/a.

Por lo tanto, en lo que nos debemos fijar, y en su caso, tomar medidas, es si aparecen varias señales, si ha habido cambios importantes en el comportamiento y si estos cambios parecen relacionados con problemas con compañeros o con el centro escolar.

Autor: Juan Múzquiz Herrero
Psicólogo y experto en bullying

Artículo originalmente publicado en: www.myappvise.com

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.