Primera revista especializada para la comunidad de Padres de Familia

Vínculo entre niños y mascotas

42
Oscar Vargas Peña
osja.vape@gmail.com

Desde hace unos años se ha visto el aumento de las familias que cuentan con nuevos integrantes que aunque no son de la misma especie, si entran a formar parte de la familia y se convierten en soporte emocional para el crecimiento de los más pequeños de la familia.

Estudios han demostrado que las mascotas son realmente beneficiosas en el desarrollo de los niños siendo modelos a seguir para las distintas etapas de su crecimiento.

En los años 80 el NATIONAL INSTITUTE OF HEALTH  comenzó a investigar sobre los beneficios de los animales de compañía en el hogar y fue en 1987 cuando publicó su primer trabajo “Salud y Beneficios de los animales de compañía”, basados en la observación entre la interacción niño/animal  y en entrevistas a los niños, donde además se examinó su actitud hacia los animales y sus actividades frente al entorno familiar.  Dichos exámenes revelan  que los niños de las familias en donde existe un animal de compañía, desarrollan una serie de atributos sociales (amor, afecto, intimidad y compañerismo) que obviamente son aplicados en sus relaciones con todo tipo de seres (humanos y animales) y dichos atributos dan constancia de que esta relación niño/mascota no es un sustituto de las relaciones humanas, haciéndolas útiles para psicoterapias infantiles llegando a el punto  de reforzar autoestima en casos de niños con algún tipo de  trauma; aquí algunos ejemplos:

EL PERRO, enseña a los niños la aceptación, lealtad, expresividad, fidelidad y lo más importante la capacidad de adaptarse a las normas de la familia y de convivencia con los demás.

EL GATO, enseña a los niños a ser precavidos, independientes, observadores, autónomos y algo de gran valor el “NO”, ya que no siempre están dispuestos a jugar o interactuar con quien se lo propone.

Algunos de los beneficios más significativos que adquieren los niños al tener mascotas son los siguientes:

  • Aceleración del desarrollo psicomotor a través del  ejercicio realizado con el juego, la persecución y las risas.
  • Mejora la estabilidad emocional proporcionando un vínculo con la realidad.
  • Mejora autoestima y bienestar psicológico al crear en su interior la sensación de utilidad y motivación positiva pues se sienten amados y respetados por su animal de compañía
  • Adquieren conceptos como el nacimiento, enfermedad, sexualidad, dolor, siendo por naturaleza profesores personalizados en la vida.
  • En el momento de acompañar a pasear a el animal  o en caso de los gatos presentar a personas que lleguen de visita a casa, mejora sus relaciones sociales al atraer la atención y adquiere la habilidad de iniciar conversaciones estableciendo en algunos casos nuevas relaciones proporcionando aceptación y amor sin prejuicios por si mismos

Para que todos  estos beneficios se conviertan en una realidad, es de vital importancia entender que estos seres no son solo mascotas si no que por el contrario se han transformado en animales de compañía capaces de sentir y transmitir a través de un lenguaje sin palabras, emociones como tristeza, alegría, altruismo, empatía, piedad, desarrollando con nosotros un canal emocional directo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.